La Experiencia Del Misterio Eucaristico En Concepcion Cabrera De Armida eBook

Titantitan.mx La Experiencia Del Misterio Eucaristico En Concepcion Cabrera De Armida Image
DESCRIPCIÓN

Descubre el libro de La Experiencia Del Misterio Eucaristico En Concepcion Cabrera De Armida con titantitan.mx. Lea el PDF de La Experiencia Del Misterio Eucaristico En Concepcion Cabrera De Armida en su navegador de forma gratuita. Regístrate y descarga La Experiencia Del Misterio Eucaristico En Concepcion Cabrera De Armida y otros libros de Juan Gutierrez Gonzalez.

Concepción Cabrera de Armida (1862-1937) estuvo casada durante diecisiete años y fue madre de nueve hijos. Mucho se ha escrito sobre ella en diversas biografías y estudios. En su vida gozó de una gran hondura espiri-tual, alcanzando en ella fama de santidad. Aunque nunca abandonó su vida seglar, se la puede considerar inspiradora de familias religiosas y de movimientos espirituales para seglares y sacerdotes, y también una maestra del espíritu. Fue una verdadera mística entre las actividades de la vida seglar. Su experiencia mística se centró en la Eucaristía y susescritos han provocado siempre una vibración de amor por ese misterio.

INFORMACIÓN

TAMAÑO DEL ARCHIVO
9,95 MB
FECHA
2004
ISBN
9788479147334
DESCARGAR LEER EN LINEA

La vida de Concepción Cabrera de Armida es una vida admirable, llena de carismas y de dones extraordinarios de Dios. Fundó la Congregación de las religiosas de la Cruz, fue le inspiradora de los misioneros del Espíritu Santo y de otras Obras de la Cruz para sacerdotes, obispos o simples laicos. Ella no fue religiosa, fue una mujer casada, que tuvo nueve hijos y vivió siempre en su casa ...

La vida de Concepción Cabrera de Armida es una vida admirable, llena de carismas y de dones extraordinarios de Dios. Fundó la Congregación de las religiosas de la Cruz, fue le inspiradora de los misioneros del Espíritu Santo y de otras Obras de la Cruz para sacerdotes, obispos o simples laicos. Ella no fue religiosa, fue una mujer casada, que tuvo nueve hijos y vivió siempre en su casa ...