Mi Hijo, Mi Maestro eBook

Titantitan.mx Mi Hijo, Mi Maestro Image
DESCRIPCIÓN

Cuida los árboles y descarga el libro de Mi Hijo, Mi Maestro en formato electrónico. En titantitan.mx encontrará el libro de Mi Hijo, Mi Maestro en formato PDF, así como otros buenos libros. ¡Lee Mi Hijo, Mi Maestro en tu teléfono, tableta o navegador!

Una historia de amor y dolor jamás contada«Dos palabras cambiaron mi vida para siempre: distrofia muscular. Mi hijo estaba enfermo y su enfermedad era una de las más crueles que existían. Pero la vida seguía y debía esforzarme por vivirla de la mejor forma posible. Gustavo se lo merecía».«Con el tiempo he sabido que mi hijo es mi maestro, el Buda que cada día me demuestra el significado del presente, la verdadera dimensión de las cosas que importan y del amor. Gustavo es mi héroe, el héroe más real y valiente que conozco».Una estremecedora historia de amor y dolor que Isabel Gemio cuenta por primera vez.Este libro es el homenaje de una madre valiente a un hijo enfermo. Una madre que cuenta con sinceridad cómo se vive cada día con un mal cruel, injusto e incontrolable, y un hijo que, a pesar de estar condenado a una «quietud de hierro»,no pierde la paciencia ni se rebela contra el mundo, sino que sigue adelante con su mente libre y tira con alegría de todo su entorno.Al desgarrador testimonio de Isabel Gemio se unen otras voces de madres con historias similares y de especialistas que ayudan a comprender una realidad, de por sí difícil, que es preciso combatir con fuerza y, sobre todo, con mucho amor.Parte de los derechos de este libro están destinados a la Fundación Isabel Gemiopara la inves...

INFORMACIÓN

TAMAÑO DEL ARCHIVO
5,97 MB
FECHA
2018
ISBN
9788491644002
DESCARGAR LEER EN LINEA

Isabel Gemio ha presentado esta mañana su libro Mi hijo, mi maestro en el salón de Actos de la Biblioteca Nacional de Madrid. Arropada por las también periodistas Nieves Herrero y Ana Pastor ...

En ocasiones un maestro puede parecer que ignora a su hijo o que dice algo desconsiderado. La mayoría de las veces los maestros no intentan ser antipáticos o lastimar los sentimientos de su hijo. Sin embargo, a veces puede que no estén informados acerca de las dificultades de aprendizaje y de atención, o menos común, que intenten perjudicar intencionalmente.