El Pabellon De Las Lagrimas eBook

Titantitan.mx El Pabellon De Las Lagrimas Image
DESCRIPCIÓN

Descubre el libro de El Pabellon De Las Lagrimas con titantitan.mx. Lea el PDF de El Pabellon De Las Lagrimas en su navegador de forma gratuita. Regístrate y descarga El Pabellon De Las Lagrimas y otros libros de Rei Kimura.

Biografía novelada ambientada en el Japón de la segunda mitad del s. XIX basada en la vida de Okichi, joven de extraordinaria belleza y origen humilde que, contra su voluntad, llegó a convertirse en la concubina del primer cónsul americano enviado a Japón. Cuando el diplomático regresó a su tierra, nadie en la aldea se compadeció de Okichi ni se responsabilizó por lo que le había hecho, le dieron la espalda, tratándola como a una paria que no merecía vivir entre ellos.Su desgraciada vida, teñida de fatalismo, tuvo un dramático y emotivo final. A partir de unos cuantos datos que han llegado hasta nuestros días, Rei Kimura reconstruye la turbulenta existencia de una joven humilde que tras su muerte fue elevada por el fervor popular a la categoría de mártir y cuyos ecos han logrado trascender la historia para convertirse en leyenda. Es una narración en la que se combina el lirismo de una historia de amor inolvidable con el dramatismo de haber sido protagonizada por una mujer de carne y hueso.

INFORMACIÓN

TAMAÑO DEL ARCHIVO
10,27 MB
FECHA
2007
ISBN
9788467024418
DESCARGAR LEER EN LINEA

Biografia novelada ambientada en el Japon de la segunda mitad del s. 19 basada en la vida de Okichi, joven de extraordinaria belleza y origen humilde que, contra su voluntad, llego a convertirse en la concubina del primer consul americano enviado a Japon. Cuando el diplomatico regreso a su tierra ...

El año pasado adquirí la novela El pabellón de las lágrimas, de la historiadora y escritora japonesa Rei Kimura, me atrajo al texto la información que se trataba de la biografía novelada de la joven que inspiró Madame Butterfly y como dicha ópera es una de mis favoritas, me entusiasmó la posibilidad de leerla.Sin embargo, a las pocas páginas, pude percatarme de que la obra no tenía ...